Cuando se termina el amor

Posted on 7 octubre, 2007. Filed under: DIMETU |

¿Cuántas veces escuchamos la misma canción? La que nos hace acordar a una historia de amor que se terminó ¿Cuántas horas, días, vidas… podemos seguir lastimándonos por una relación que ya nos dijo “no va más”?

A veces es difícil aceptar el final, pero en ciertas ocasiones hay que darle la razón a esa canción de Vox Dei, que dice: “Todo concluye al fin, nada puede escapar, todo tiene un final, todo termina”.

Cada historia podría escribir un libro. Cada vivencia deja marcas. Cada fracaso debería enseñarnos. Pero el amor no sabe de matemáticas y mucho menos de razones a la hora del adiós. …

Soledad simplemente comprendió que ya no amaba a Pablo. Lo miraba una y otra vez y se daba cuenta que ese sentimiento se había transformado en otra cosa. No había sensaciones de odio ni de rabia. Sencillamente se encontraba flotando en un estado cercano a la nada de la pareja. Una relación en punto muerto, que no le había enviado nota de aviso a ninguno de los dos y que los encontraba dormidos en dos planetas que no se tocan.

La tarde que Soledad lo miró a los ojos y le dijo que ya no deseaba estar con él, Pablo le preguntó por qué. Ella no supo que decir, sólo terminó de armar sus valijas y se fue, dejando cenizas de un fuego que hacia tiempo había dejado de arder.

Los pilares emocionales: esas cosas que llevamos dentro
La pareja puede afianzarse en distintos sostenes: la comunicación, la comprensión, el contacto, el afecto y por sobre todas las cosas el amor.

Cuando la comunicación decae es difícil sostener el día a día. No se puede hablar con una pared ni ser los oídos de una realidad en la cual ya no se desea participar.

El peso que tiene la sexualidad es un valor que convive con los integrante de la pareja, y que sólo ellos conocen en la intimidad cuan importante es para la relación.

El amor no envejece cuando se lo sabe cuidar, por el contrario crece fuerte, madura y logra nuevos matices. No se vive igual el amor de la adolescencia que el de la madurez, no es lo mismo enamorarse por primera vez que hacerlo después de una vida de alegrías y fracasos.

Acumular broncas, masticar palabras sin decir y tragarse los enojos, puede conducir a una explosión donde sale todo lo peor de uno. Discutir las cosas fuera de su momento y su lugar puede ser una bomba de tiempo para el amor.

Las muestras de afecto y cariño también tienen su espacio y su momento, no es malo pedirlas, pero no es sano mendigarlas.

Las agresiones y todas las conversaciones que buscan destruir son un recurso que desgasta la relación hasta la médula.

La sensación de desprotección dentro de la pareja es uno de los peores males. Sentirse solo estando de a dos, es una situación difícil de sobrellevar. Cuando el ego se pone por encima de la pareja, y se permite que esa condición cobre total protagonismo se pone en riesgo toda la relación.

La ruptura: mi melancólico blues
No se porqué,
imaginé,
que estábamos unidos,
y me sentí mejor,
pero aquí estoy,
tan solo en la vida,
que mejor me voy.

Un viejo blues,
me hizo recordar,
momentos de mi vida,
y mi primer amor,
pero aquí estoy,
tan solo en la vida,
que mejor me voy.

(Desconfío – / Letra: Norberto “Pappo” Napolitano)

Quizás haya que buscar en la naturaleza humana porque el desamor o las rupturas causan el efecto tan devastador que empalidece al propio amor. ¿Por qué se vuelve tan recurrente en las obras literarias, música, cine y diversas ramas del arte? ¿Porqué es tan fuerte el quiebre? ¿Por qué los grandes poetas o los músicos regalan sus mejores obras desde el dolor? Quizás sea porque en el camino de las lágrimas los sentimientos se potencian de una manera especial.

No todos viven el quiebre de la misma manera, y eso tiene que ver con que no todos somos iguales y que no todas las relaciones acaban igual.

Hay personas que pueden ser grandes amigas después de una relación, otras no logran encontrarse sin lastimarse, algunas simple y sanamente deciden no verse nunca más.

El “bajón” muchas veces es una consecuencia inevitable. Pero todo proceso de duelo debe tener un final. No hay que dejar de llorar, si esa descarga es necesaria, pero tampoco hay que hundirse en un río de lágrimas.

Primero hay que saber sufrir,
después amar, después partir
y al fin andar sin pensamiento…
Perfume de naranjo en flor,
promesas vanas de un amor
que se escaparon con el viento.

¿Qué le habrán hecho mis manos?
¿Qué le habrán hecho
para dejarme en el pecho
tanto dolor?

(Naranjo en flor / Letra: Homero Expósito)


Los celos: esos malos consejeros
¿Somos exclusivamente de una persona? ¿Es un pecado mortal mirar a alguien del otro sexo cuando estamos en pareja?

Los celos son parte de la condición humana, pero no hay que permitir que desequilibren una relación.

Cuando la preocupación por no perder a una persona supera los límites se genera un problema en la pareja. Los celos excesivos muchas veces se visten con la inseguridad, se disfrazan de desconfianza y se mezclan con el sufrimiento, cuando se los lleva al extremo.

La pareja es parte de la vida, pero no el mundo. Es importante aprender a compartir, sin perder nunca la individualidad. No hay que absorber al otro por demás, hasta el punto de dejarlo sin aire para respirar.

La infidelidad: cuando la mentira se mezcla con al verdad

¿Qué pasa si nos enamoramos de otra persona mientras estamos con alguien? ¿Puede existir la idea de tener más de un amor?

Puede ocurrir, que sin dejar de amar a una persona, nos llegue un nuevo amor desde otro lugar. Lo más sano sería blanquear esa situación e ir con la verdad al otro, para no lastimar por demás, en una situación que será dolorosa de por sí.

¿Y qué pasa cuando se decide seguir con una aventura a espaldas de la pareja?

En lo profundo de uno mismo, habrá que analizar si no se usa como una vía de escape a una relación que ya no se puede sostener.

¿Cuál es el límite de la fantasía? ¿Cómo controlar la fina distancia que separa el deseo del hecho prohibido?

Este tema es muy relativo a cada uno y a los códigos que maneja cada pareja. También tiene que ver mucho con temas culturales y sociales.

Para algunas personas, la infidelidad es el punto final de la pareja, otros pueden aceptarla y hasta perdonarla.

Lo que no hay que perder: lo mejor del amor
Nunca hay que perder la creatividad dentro de la pareja. Descubrir nuevas cosas en el otro y en uno mismo como componente de la pareja.

Si bien la autoestima es importante para impulsarnos en el mundo, la admiración hacia el otro da un valor especial a la relación. No es necesario destacar solamente las grandes cosas, también es importante reconocer cada uno de los pequeños logros. Muchos hombres nos habremos maravillado de la proeza que cumple la mujer en el parto, una muestra inmensa de fortaleza y amor infinito.

No olvidarse de los “te quiero” verdaderos y de los besos sinceros.

Es importante estar al lado del otro en los momentos buenos y malos. Hay que comprender que la vida tiene vaivenes, que no todos los días son iguales y que los estados de ánimo pueden cambiar.

No hay que perder la conexión. Es necesario ponerse en los zapatos del otro para comprender lo que le pasa. En ocasiones hay que tomar los sesenta segundos necesarios para reflexionar antes de gritar. Nunca hay que ocupar el papel de víctima, ni de victimario.

Está en cada uno de los componentes de la pareja, decidir si todavía desean poner lo mejor que tienen dentro para intentar acomodar la relación, o prefieren poner el punto final. No hay que escabullirse de los conflictos. Hay que hablar sobre ellos e intentar superarlos de a dos.

A veces cabe el lugar para “darse un tiempo”, pero en el caso de que nada funcione y haya que aceptar el final, no hay que culpar, ni culparse. Quizás en un tiempo de reflexión haya que plantearse realmente qué pasó y en qué podemos mejorar para que no nos vuelva a pasar en futuras relaciones.

Se pueden intentar mil alternativas para salva una relación, pero nunca hay que dejar de lado lo que nos gritan los sentimientos, ni evadir lo que nos dice despacito al oído nuestro corazón.

Fuente:  Psicofxp

Make a Comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

4 comentarios to “Cuando se termina el amor”

RSS Feed for AnOnImOsAtIpO Comments RSS Feed

 Hola me encanto tu blog, dices cosas que son muy ciertas y que en estos momento me van a
ayudar mucho

la verdad que lo uniic0 qe me gusto fue la imagen!!!!!!!!!!!!!😀 !!!

gracias por tu blog, la verdad esta padrisimo y no dice mas que la verdad, la verdad no sabes cuanto bien me hizo me sentia muy mal, por terminar con mi novio despues de una relasión de 6 años por haberme puesto el cuerno 

me parece muy bonita felicidades
 


Where's The Comment Form?

Liked it here?
Why not try sites on the blogroll...

A %d blogueros les gusta esto: